AVISO

Nos mudamos!!!!!!

ZOOWOMAN

Seguirás disfrutando de la web clásica pero si quieres acceder a todo el contenido actualizado

PULSA EN EL BOTÓN PARA CONTINUAR

 Sinopsis:

Durante la Segunda Guerra Chino-Japonesa y la Segunda Guerra Mundial, los japoneses ocuparon durante diez años el noroeste de China. Allí establecieron un campo de concentración japonés, donde numerosos prisioneros chinos fueron brutalmente asesinados durante el proceso de creación de diferentes formas de ataques bacteriológicos. Los hombres que trabajaron en ese proyecto fueron bautizados con el nombre de "Escuadrón 731", quienes investigaron en el campo de la guerra química y bacteriológica con el fin de lograr nuevas armas para el frente. También llevaron a cabo aberrantes experimentos de vivisección. Esta película es la historia de todas esas muertes y torturas en nombre de la ciencia.

 

Ficha técnica:

  • Título: Hei Tai Yang 731
  • Autor: Tun Mei Fei
  • Duración: 105 minutos
  • Año: 1988
  • País: Hong Kong
Los hombres detrás del Sol
Enlace 1 //// Archive.org //// Pincha para reproducir //// Calidad DivX //// Idioma: Chino subtitulado
Los hombres detrás del Sol
Enlace //// ARCHIVE.ORG //// Pincha para reproducir //// Calidad DivX //// Idioma: Castellano
Los hombres detrás del Sol
Enlace 1 //// Archive.org //// Pincha para reproducir //// Calidad DivX //// Idioma: Español

Dura, fría, violenta, desagradable y por desgracia real. Esta película está basada en las atrocidades del escuadrón 731 japonés que actuó en la Región china de Manchuria durante el periodo final de la 2ª guerra mundial.

 

El escuadrón 731

    Al cargo de la operación se encontraba Shirō Ishii, el doctor Mengele oriental, que oportunamente se libró del juicio soviético que le acusaba de crímenes de guerra, a cambio de colaborar con los Estados Unidos; concretamente pacto su puesta en libertad si compartía la información que había recogido en sus experimentos con seres humanos.

En sus manos o al menos a su cargo murieron entre 10000 y 30000 personas sólo dentro de las instalaciones, porque las fugas del material con el que trabajaban destinado a armas bacteriológicas produjeron otros 200.000 muertos.

    Los experimentos que se llevaron a cabo dentro casi superan los límites de la imaginación. Desde pruebas para comprobar el limite del aguante humano: congelación de miembros, centrifugado, dosis de radiación… hasta investigaciones inoculando virus, infecciones con enfermedades, e incluso inyectando orina de caballo en los riñones o sangre de animales en el riego sanguíneo.

Cientos de pruebas que utilizaron como sujeto de estudio a personas sin su consentimiento y que en la mayoría de los casos les ocasionaba la muerte. Aun no habíamos mencionado que todas estas operaciones se realizaban sin anestesia para comprobar como reaccionaba el cuerpo humano al dolor y por supuesto porque creían que los relajantes podían afectar al resultado de las pruebas.

 

La película:

    La película, advierto, no es para todos los públicos, es mas, solo la recomiendo a esas personas que son capaces de aguantar sangre y extrema violencia sin apartar la vista de la pantalla. No solo es dura la historia, y las escenas; este film tiene un añadido y es que muchos de los muertos y miembros amputados que se muestran son reales. Y es que el director se las apañó para convencer a las autoridades Hongkonesas para que le dejasen pasar a la morgue y hacer una expropiación digna de Mendizábal. En la película podrás “disfrutar” de brazos reales congelados, de cadáveres reales apilados junto a un horno crematorio...pero sobre todo quiero advertir que en la película existe maltrato animal real. Y es que lanzan un felino en una habitación repleta de ratas hambrientas que devoran vivo al pobre animalito. Todo, por supuesto, con una intención pedagógica.  No se muy bien si intentando mostrar que la unión hace la fuerza o que cosas pequeñas como las ratas o los virus pueden acabar con “bichos” mas grandes como gatos o los Estados Unidos. ADVERTIDOS ESTAIS

 

    Mas allá de la frialdad ante los semejantes, de la aparición de cadáveres de personas de verdad y de que se trata de una historia real, la obra sirve para hacernos pensar sobre donde están los límites de la ciencia y sobre todo si es cierto que el fin justifica los medios.  A lo largo del rodaje (y sin ánimo de despellejar parte de la trama) podemos observar como el Doctor que dirige la investigación justifica sus actos en el bien común, en que son un numero insignificante de víctimas comparadas con las vidas que puede evitar que mueran si consiguen poner la balanza de la guerra de su parte. ¿Es una forma de lavar la conciencia ante tanta atrocidad? O realmente empatizaban tan poco con los congéneres que se tumbaban en las mesas de operaciones.

 

    Sea como fuere, esta película nos ayuda a introducirnos sin lugar a dudas en la parte mas oscura y profunda de nuestra condición humana y es por eso por lo que hemos decidido incluirla en el ciclo.