AVISO

Nos mudamos!!!!!!

ZOOWOMAN

Seguirás disfrutando de la web clásica pero si quieres acceder a todo el contenido actualizado

PULSA EN EL BOTÓN PARA CONTINUAR

 

Sinopsis:

José Sirgado, un joven director de cine, ha terminado su segunda película y se siente profundamente insatisfecho. Tal vez sus relaciones con el cine no tengan nada que ver con lo que él había imaginado. Tal vez la heroína ha dejado una huella más profunda de lo previsto. Tal vez su ruptura con Ana -la protagonista de su primera película-, sea una especie de boomerang. Sin duda lo es. Al volver a casa, ambas -Ana y la heroína- le aguardan como si nada hubiera ocurrido. José, que está muy alterado, no tarda en caer en la tentación. Sin embargo, un misterioso paquete parece acudir en su ayuda. Lo envía Pedro, un adulto de comportamiento infantil al que José apenas prestó atención cuando lo conoció, pero que ahora resurge como la única respuesta posible al angustioso SOS de José. La extraña trayectoria vital de Pedro, reflejada en la película y la grabación que contiene el paquete, arrastrará a José a un punto límite. Ana, el sexo, el cine, las drogas, quedarán atrás en este arriesgado salto al vacío para el que José tal vez no esté debidamente preparado.

 

Ficha técnica:

  • Título: Arrebato
  • Autor: Iván Zulueta
  • Duración:  110 minutos
  • Año: 1979
  • País: Estado español
Arrebato
Enlace 1/// Archive.org ///Pincha para reproducir/// Castellano

 

Escrito por kafka   25 de febrero de 2010 para Filmaffinity

 

¿Qué puedo decir además de que yo también he sido arrebatado?

ARREBATO: "Furor, enajenamiento causado por una pasión, especialmente la ira// Éxtasis".
Ya no habría que hablar de "Arrebato" con respeto y admiración por suponer lo que supuso en su época (una forma de buscar una renovación en el cine español, por su afán rupturista, por su vocación de riesgo ilimitado), es que esta película denota, en su milagroso parto, un equilibrio de todos los conceptos cinematográficos, y a todos los niveles que, efectivamente, produce escalofríos y resulta del todo punto inagotable.
Dejando de lado lo pretendido por Zulueta con la película (algo de una ambigüedad absoluta, abierto, algo enigmático y mágico), hay tal hermanamiento y conjunción entre todos los elementos de la película que no cabe sino hablar de ella como de una obra única, cumbre, en la Historia del Cine: la complejísima estructura de la trama dramática, con un manejo pasmoso de los flash backs y de los tiempos narrativos, la fusión de la hermosa, tétrica y arrebatadora música con la imagen y el montaje, el uso de los colores con una fotografía igualmente arrebatadora, la comunión de un estilo y estética "underground" con una narrativa prodigiosa, de una fluidez absoluta. Esto crea una atmósfera magnética, pegajosa, insólita, irrechazable, que hacen de su visionado una experiencia que vampiriza al cinéfilo. Hay en "Arrebato" una mística coordinación entre el ingenio y el juego de imágenes, entre lo metafórico y la realidad, hay una coherencia y vértigo entre la mente y la imagen que quiere crear esa mente en el cineasta. Enormes interpretaciones.
Iván cruza al otro lado. Y yo con él. Gracias, por sentirme arrebatado, radical y único Iván.
Descansa en paz.

P.D.: Lean la crítica de Carlos Aguilar en su "Guía de vídeo-cine". Perfecta.
 
 
 
 
ATENCIÓN --- LO QUE VIENE A CONTINUACIÓN PUEDE DESVELAR LA TRAMA --- ATENCIÓN
 
 
 
 
spoiler:
Esto es "Arrebato", digamos, a un nivel puramente cinematográfico. Pero, ¿qué es esta enigmática e irrompible obra maestra para mí?, ¿qué significado la encuentro?. Yo creo, y es una opinicón que tras ver una y otra vez la película pudiera cambiar, que Zulueta pone sobre el tapete un conjunto de pasiones, de sentimientos, de conceptos y crea con ellos un juego de uniones que hacen que "Arrebato" se cierre sobre sí misma, se vuelva del todo punto inclasificable, y a partir de ahí, de esa redondez, salgan infinidad de aristas a las que agarrarse. Veamos:
1.- EL CINE: es una droga, una obsesión, es Vida, suicidio, muerte, arrebato.
2.- LA HEROÍNA: es una droga, pero es otro arrebato, otro elemento que controlado supone Vida, pero que incontrolable, como la droga del Cine supone muerte.
3.- Mezclados ambos conceptos, surge la figura del Cine ya como obsesión dolorosa, enfermiza, en Will More, que se autoaniquila, se borra, se aliena por la obsesión de filmar cualquier momento de su vida y que acaba vampirizado, devorado, asesinado (género puro fantástico) por su propia cámara, por su Amor/Odio: el CINE. Zulueta busca trascender la cinefilia, al igual que busca trascender la realidad, y presenta el CINE como un monstruo y una belleza, como el bien y el mal, el todo y la nada, el principio y el fin, y ahí es dónde hay una reflexión delirante, complejísima, profundísima sobre las relaciones del ser humano y el medio cinematográfico, sobre la creación artística, sobre la búsqueda de un lugar en el mundo, de una identidad que quizás More haya encontrado "más allá", cuando finaliza su vampirización (dos detalles geniales: los fotogramas en rojo y la paulatina pérdida de voz; un final antológico) y a la que Poncela, abstraído, arrebatado, obnubilado y vampirizado también, acompaña para huir de la realidad, para "cruzar al otro lado", para ver qué hay más allá del dolor, de la angustia y de la desazón vitales e íntimas, para en un acto corajudo, asomarse al abismo de los sueños (pues estos son progresivamente destruidos en la realidad, al igual que la ingenuidad de la infancia: hay un lado infantil, de regresión, muy marcado en el film; a veces parece una sutil nana que deviene tétrica), de la Vida, tras haber sido asesinado por una vampira cámara de vídeo. Como digo, para mí, la película se cierra sobre sí misma y es muy díficil explicar con palabras las sensaciones y sentimientos que me provoca, pero, sí, efectivamente, me he sentido arrebatado, extasiado, boquiabierto, abducido por el genio de Zulueta: ese hombre que entregó todo, casi hasta su alma, en esta obra, hasta ser incapaz, envarado, de filmar nada más.
"Arrebato" me hace sentir vivo, vampirizado, durante el tiempo que dura y me hace sentir un Gregorio Samsa con las pilas recargadas para continuar la vida en este kafkiano mundo (grande Travisloock).

 

Escrito por kafka